Centro de artes culinarias en el Matadero de Madrid (PFC)

La escuela de artes culinarias en el Matadero de Madrid sirve de conexión entre Madrid Río- el Matadero y el barrio de Arganzuela. Es un lugar de innovación, en el cual se alcanza un alto nivel de confort y eficiencia energética, donde las personas se relacionan a través de la cocina. Es una más para el público externo y más reducida de alumnos, un lugar de encuentro y relación. Un centro en el que la zona inferior será más pública, con restaurante, cafetería y mercado… y la propia escuela en la zona superior.

PANEL15PANEL 14PANEL 13PANEL 12PANEL 11PANEL 11PANEL 09PANEL 08PANEL 07PANEL 06PANEL 05PANEL 04PANEL 03PANEL 0201 situación



School of culinary arts in the Matadero of Madrid:

From the first moment I was interested in the relation between the school (an innovative space, where it is learned of kitchen and creativity); and the slaughter house of Madrid, where there are realized activities of artistic investigation.

After studying the history of the Matadero and the place, I took the decision to rehabilitate the ship 9.

This ship constructs itself 20 years later that other ships.

It was a question of a market and slaughter house of birds and his functioning was different from the rest.

His situation is perfect, since Madrid connects Rio, the Matadero and Arganzuela’s Neighborhood.

This ship has a high historical value, is a building protected from level 2 structural degree. For which, I am going to preserve the structure.

During the process I see that I have sufficient space for the program. I appear what type of school I want to do: one more for the public external and more reduced of pupils, a place of meeting and relation. A center in which the low zone will be more public, with restaurant, cafeteria and market … and the own school in the top zone.

My aims are: to preserve the structure, to create a spatial continuity and to maximize the comfort of the users.

One manages to relate the program in vertically across the opening hollow and insertion of a few pieces that improve the well-being of the persons, differentiating the new thing of the existing thing, achieving a continuity and spatial transparency.

In addition, also I break the south front orientated to Madrid Rio and retranqueo the entry creating a zone of public stay.

Once inside, there are different possibilities of tours, since the closings are the majority they are light and deslizantes. Hereby it is possible to extend and reduce the interior space. Also there exist other closings that divide the spaces, according to which I use and according to that hour in order that the building could be opened or enclosure.

Everything is thought in order that in a future it could re-use the ship. I insert a few pieces, which improve the conditions of the building, and they have a few specific functions.

This one is the strategy that I use to improve the energy efficiency and sustainability of the school. The pieces are designed according to the climatic parameters of Madrid.

The first one of them is of vegetation, with which I improve the dampness and the environment.

The second one is a court for the reutilization of the rain waters.

The following one is a piece of solar power, with panels reflectantes to increase the natural light in the space.

This one other one optimizes the ventilation of the building, improving the level of comfort.

Finally, there are a few nucleuses of communication, which provide light and shades.

In conclusion, the school of culinary arts in the Matadero of Madrid uses as connection between Madrid Rio – the Matadero and the Neighborhood. In addition it is a place of innovation, in which there is reached a high level of comfort and energy efficiency, where the persons relate across the kitchen.


Escuela de artes culinarias en el Matadero de Madrid:

Desde un primer momento me interesó la relación entre la escuela (un espacio innovador, donde se aprende de cocina y creatividad); y el matadero de Madrid, donde se realizan actividades de investigación artística.

Tras estudiar la historia del Matadero y el lugar, tomé la decisión de rehabilitar la nave 9.

Esta nave se construye 20 años después que las otras naves.

Se trataba de un mercado y matadero de aves y su funcionamiento era diferente del resto.

Su situación es perfecta, ya que conecta Madrid Río, el Matadero y el Barrio de Arganzuela.

Esta nave tiene un alto valor histórico, es un edificio protegido de nivel 2 grado estructural. Por lo cual, voy a preservar la estructura.

Durante el proceso veo que tengo espacio suficiente para el programa. Me planteo qué tipo de escuela quiero hacer: una más para el público externo y más reducida de alumnos, un lugar de encuentro y relación. Un centro en el que la zona inferior será más pública, con restaurante, cafetería y mercado… y la propia escuela en la zona superior.

Mis objetivos son: preservar la estructura, crear una continuidad espacial y maximizar el confort de los usuarios.

Se consigue relacionar el programa en vertical a través de la apertura de huecos e inserción de unas piezas que mejoran el bienestar de las personas, diferenciando lo nuevo de lo existente, logrando una continuidad y transparencia espacial.

Además, también rompo la fachada sur orientada a Madrid Río y retranqueo la entrada creando una zona de estancia pública.

Una vez dentro, hay diferentes posibilidades de recorridos, ya que los cerramientos son la mayoría son ligeros y deslizantes. De esta manera se puede ampliar y reducir el espacio interior. También existen otros cerramientos que dividen los espacios, según que uso y según que hora para que el edificio pueda estar abierto o cerrado.

Todo está pensado para que en un futuro se pueda reutilizar la nave. Inserto unas piezas, que mejoran las condiciones del edificio, y tienen unas funciones específicas.

Esta es la estrategia que utilizo para mejorar la eficiencia energética y sostenibilidad de la escuela. Las piezas están diseñadas según los parámetros climáticos de Madrid.

La primera de ellas es de vegetación, con la cual mejoro la humedad y el ambiente.

La segunda es un patio para el reaprovechamiento de las aguas pluviales.

La siguiente es una pieza de energía solar, con paneles reflectantes para aumentar la luz natural en el espacio.

Esta otra optimiza la ventilación del edificio, mejorando el nivel de confort.

Por último, hay unos núcleos de comunicación, que proporcionan luz y sombras.

En conclusión, la escuela de artes culinarias en el Matadero de Madrid sirve de conexión entre Madrid Río- el Matadero y el Barrio. Además es un lugar de innovación, en el cual se alcanza un alto nivel de confort y eficiencia energética, donde las personas se relacionan a través de la cocina.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s